Buscar

Cargando...

viernes, 19 de agosto de 2016

Os espera

Cuando las montañas no se derrumban,
Y las rocas no caen.

Cuando las aguas se arremolinan,
Y los vientos ya no se agitan.

Cuando el sol no se enciende,
Y la luna no se apaga.

Cuando la oscuridad de la noche arropa,
Y la dulce mañana hiela.


Sabed que os espera 

Share/Bookmark

sábado, 21 de abril de 2012

The message


This is David´s story. He is seven years, and is tall and with short brown hair. He has blue eyes.

It was a cold rainy day and it was raining when David got up to go to school. It was a typical day in his house and his mother has a made a good breakfast. After, he caught the school bus. He looked for Amy, but his friend wasn´t in the bus. He thought that she was ill.  The first classes were boring. He didn’t like maths or language. When the bell rang he rang out of class. It was break time, and he ate a lettuce and tomato sandwich, and banana. When he was sitting at table with his friends, suddenly a tree leaf fell. It had a message on it and it was signed by Amy. The message said: “See you in my house at 15.00 p.m”.

Amy was an imaginative, cheerful, sensitive, and independent girl who had long brown hair and hazel eyes. She didn’t parents and she lived with her grandmother, in the suburbs of a small town.

When David came to Amy´s house he knocked the door, but nobody answered it. He remembered that there was another door behind house. When he entered the house he could see that it was empty. He was frightened and he asked himself where Amy and her grandmother were. He was walking for the house and he stopped when he saw an arm behind the room´s door.  A note had been written in blood in the arm. “If you want to see your friend alive, you should be at the train station at 15. 15 p.m” But who wrote it? Where was Amy? Many questions but not time. He should be in this station in five minutes.

When he came to the station it was 15.14 p.m, but there was nobody here. He asked the ticket seller if he had seen a girl with hazel eyes, but he hadn´t seen anyone. So, he sat on a bench. After a while he saw a note: “Now, you might take on the next train to…” The note couldn´t read well because it was raining and it was wet. He bought a ticket in a ticket office for the next station.  When he arrived, there was a man in the platform with his friend. The man was wearing a black coat.

Amy said that the man was her grandfather, and that her grandmother had died because they saved an important jewel. It was stolen by Amy´s grandparents when he was a mobster in an Italian organized crime.

-Now, that you know the family secret you can´t return. You help us find the man with us that man who killed his grandmother and find the jewel.

The man who killed grandmother was Amy´s father. He was working for Russian organized crime. From this day on David´s life changed and now he has another identity and he is working for Amy, the new mafia boss. The grandfather was killed but the jewel hasn´t been found yet.

Share/Bookmark

viernes, 13 de enero de 2012

¿Cómo alejar los fantasmas?

¿Sabes? Cuando pienso en ti se me dibuja una sonrisa, pero al instante un suspiro deja escapar un trocito de mi alma. Sé que lo que pasa por tu mente es lo mismo. Pesan los días y las decisiones no llegan a su fin. Parece que estás en el principio y que no hay un final bueno.Todo es cada vez más negro y nadie parece entenderte. 

Bueno, yo sólo sé que estoy aquí. Esperando a que todo acabe para volver a verte como eras porque te echo de menos. Y me dirás que estás, que no te tengo porque echar de menos. Pero no puedo evitar mirar detrás de mí y ver cómo eras. No se trata de que hayas cambiado. No lo has hecho, sé que esa parte de ti que necesito aún está ahí. Me gustaría poderte ayudar y que me la puedes regalar de nuevo, otra vez, poquitos a poquitos y día a día sin pensar en el siempre, llegar al siempre porque construimos juntos cada día como tú me enseñas.

Quiero poderte decir "¿Lo ves? ¿Ves cómo podías?" y llorar de alegría y que por fin tengas más ganas de besos que de abrazos, que pueda besarte sin que estés pensado y recibir el regalo de tus labios una vez más. ¿No dicen que los hombres no piensan? ¿Que no tienen nada en la cabeza? Sin embargo, no consigo que dejes de hacerlo. Quisiera oír cuando te pregunto en qué piensas, que no piensas en nada. 

Hay prisas, cada vez más, por terminar y empezar de nuevo. Pero necesitas descansar, dormir un poco y alejar  los malos sueños que te aguardan cada noche. Le he dado tantas vueltas, no sé cómo hacerlo. No podemos irnos, ni tú, ni yo. Sólo puedo darte unas horas, que son las migajas de todo el tiempo que quisiera darte.  Media hora en tu casa, otra media en la mía y aún así vuelves a soñar. ¿Cómo alejar los fantasmas? Ya he probado con susurros, con mensajes, con abrazos, cogiendo tu mano, pero falta algo más y no se qué es.

Y aún no he terminado de escribir cuando ya he mojado el teclado con el que escribo porque mi alma ha decidido ser un puzzle más que reconstruir cuando piensa en lo nuestro. 

Creo en ti porque un día tú empezaste a creer en mí, porque si no fuera por los detalles pensaría que esto ha acabado pero cuando te abrazo, te miro, y siento que esto es sólo un bache y que saldremos juntos.



Share/Bookmark

lunes, 12 de diciembre de 2011

Frío, oscuridad y lejanía.

Despertar para dormir,
Dormir para no pensar.
El canto se hace grito.
El grito calla
Y cual hábil silencio
Escucha el tiempo.
Tiempo que se rompe
Cuál frágil cristal
Cuando el pensamiento
Lee lo que un día fue.
Y manchas de negra sangre
Cubren el amarillo.
Desesperanza, pesimismo,
y una voz que dice
“Todo puede ir a peor”.
Frío, oscuridad y lejanía
Soledad y miedo
al verse reflejado en el abismo.
Share/Bookmark

viernes, 23 de septiembre de 2011

Vuelve

Hace mucho que no escribo nada. Por tiempo, por cansancio, o quizás porque las musas me hayan abandonado desde que lo hiciste tú. Tampoco me han dicho porqué se han ido. No lo entiendo. Al igual que tampoco entiendo porqué cada vez que miro a mi alrededor no veo ya nada. Nada de lo que habíamos planeado juntos se ha podido convertir en realidad. Aún sí, no sé cómo, todavía siento. Siento escalofríos que recorren mi cuerpo, y una mano suave que me acaricia la espalda como cuando estábamos los dos tumbados, desnudos, sin necesidad de haber hecho nada más. Pero cuando abro los ojos, tengo miedo porque veo que estoy sola. Tiemblo, porque me he perdido. Si no fuera porque aún siento, sino fuera por tu recuerdo tampoco estaría yo.


Share/Bookmark